SGA

Para estirar un elástico hay que tirar de los dos extremos, pasa lo mismo con nuestros músculos de la estática. Estos músculos están organizados en conjuntos coherentes que responden a nuestras grandes hegemonías (respiración, bipedestación y alimentación). A este conjunto de músculos cadenas musculares de la estática.

Existen dos grandes cadenas maestras: La cadena maestra estática posterior y anterior; además de estas dos principales encontramos otras denominadas secundarias que aseguran el funcionamiento de las extremidades superiores e inferiores y de la respiración.

Esta organización en cadena hace que cualquier estiramiento local se compense obligatoriamente en la otra punta de la cadena u en otra fisiología del músculo (los músculos son oblicuos en todos los planos del espacio).

Para que el SGA sea realmente eficaz, debemos estirar al mismo tiempo todos los músculos de una misma cadena y no de un grupo muscular. Esta globosidad en conjunto con la aplicación de tracción permite evitar las compensaciones.

Nuestras posturas son de elongación activa, suaves y progresivas de la cadena afectada. La frecuencia recomendada es una sesión por semana a razón de dos posturas por sesión.